Mi 15m: fluyendo cómo el agua

Continuamos con nuestra serie dedicada a los sentimientos que nos evoca el quinto aniversario del #15M, con los testimonios de activistas de Democracia real YA!, en esta ocasión de Valencia y Brasil:

Mi 15m: fluyendo cómo el agua. (Por Quico Gil – DrY Valencia y Brasil)

Me encontraba en Brasil, ajeno a todo lo que se estaba cociendo en España, cuando supe del 15-M. Fue de repente, de golpe y porrazo, sin preludios, completamente por sorpresa. Vivía en el casco antiguo de Salvador de Bahía en un edificio ocupado y no tenía ni internet ni televisión, me encontraba completamente inmerso en aquella nueva experiencia, siempre fuera de casa, correteando por las calles la mayor megalópolis de la diáspora africana en América Latina; y apenas me conectaba.Estaba sentado en un bar, comiendo, cuando aquellas imágenes me golpearon de tal forma que permanecí por varios segundos con la comida dentro de mi boca sin masticarla. No lo olvidaré nunca: me quedé atónito y erizado, mirando la tele del bar. En la tele, el telediario; en el telediario… ¿Madrid? … ¿Sol? … ¡Madrid! ¡Sol!

Y en Sol, una impresionante marea de ciudadanas, tiendas de campaña, toldos…no podía creer lo que veían mis ojos: una gigantesca ocupación había tomado la plaza: “Dormíamos, despertamos”

No me lo pensé dos veces: me fui corriendo a cambiar la fecha de mi vuelo, que ya tenía comprado porque iba a volver en verano a ver a mi familia y hacer algunos exámenes. El exilio me pilló con la carrera sin terminar, así que cuando volvía iba terminando las asignaturas que me quedaban.Era como si hubiese estado esperando aquello toda mi vida, casi sin saberlo…un sueño remoto, ya olvidado, que resurgía del olvido y se hacía realidad así, sin previo aviso.Como si a uno le hubiese tocado la lotería sin haberla jugado siquiera. Aquella plaza era un gigantesco imán y yo me acababa de convertir en un trozo de metal, atraído por una fuerza irresistible.

A los pocos días aterricé en Madrid y después de dejar mis trastos en casa de un amigo, me fui corriendo con él a la plaza: abrumador; sobrecogedor; no se me ocurren palabras para describir la sensación. Se me ponían los pelos de punta como escarpias continuamente mientras caminaba por aquel zoco de rebeldía, entre las tiendas, toldos y tenderetes sonriendo semi-perplejo y casi incrédulo, como si estuviera bajo los efectos de algún potente psicotrópico, como si el cosmos me hubiera regalado la oportunidad de tele-transportarme a un sueño, como si hubiera salido de la cárcel después de muchos años. No pude evitar emocionarme repetidas veces. Tanta indignación contenida, tenía que escapar por algún sitio… ¡que no somos mercancía en manos de políticos y banqueros, coño! !Que no hay pan para tanto chorizo, cojones! ¡Que ya basta! No podía sentirme más identificado, ni me había sentido nunca tan involucrado en la democracia.

Democracia… que palabra tan bonita, de repente. Nunca había significado nada para mi, no le tenía ningún aprecio, ningún respeto. Siempre me había sonado a cuento chino y de repente, en esa plaza, todo cobraba sentido.

Con el tiempo, comenzaron a fusionarse en una heterogéneamente homogénea, pero perfecta simbiosis, la lucha desorganizadamente organizada; la horizontalidad; el asamblearismo; la participación directa; la creatividad y la imaginación; la absoluta transparencia, la utopía… todas enlazadas a través de una curiosa “militancia de los vínculos afectivos”, como a mí me gusta llamarla, esa “militancia” que no consiste en tener un carnet, sino movilizarse por las compañeras a las que uno les tiene afecto y con las que se comparte un sueño. El tiempo fue poco a poco esculpiendo lo que nadie podía enmarcar o etiquetar: un “movimiento” en constante movimiento, un ecosistema en continua evolución y transformación, una marea que sufre una imparable e infinita metamorfosis. No se le puede hacer una foto fija ni colocarlo en parámetros, no se puede esquematizar, encuadrar, teorizar, no se puede definir, estandarizar….

Tan flexible, tan mutante, tan horizontal, tan transparente, tan líquido: el 15-M se convirtió en agua. Pura agua. Un agua con un sabor totalmente nuevo, tan diferente, tan especial y tan refrescante, que a pesar de no tener marca, ni denominación de origen, ni descripción de su composición, ni etiquetado con “-ismo” alguno, tiene un gusto totalmente característico…
Siendo agua hemos aprendido, sin siquiera darnos cuenta, a atravesar cualquier barrera. Ese tipo de barreras, a veces imaginarias, con las que el sistema juega hábilmente para tratar de imponernos límites, un falso imaginario de aquello que se puede o no se puede hacer.Hemos aprendido que se puede hacer política sin el BOE, sin un coche oficial, sin un escaño, sin un cartera de ministro, incluso sin un carnet; hasta sin siquiera tener una bandera, un logotipo o un color.

Hemos aprendido a hacer política sin pedir permiso.

13278137_10154185483673784_1583742671_nHemos aprendido a hacer política sin necesidad tampoco de complejos desarrollos teórico-ideológicos previos, a construir nuestro ideario con la práctica, simplemente practicando aquello de lo que nos empapamos en las plazas y en las redes y girando el cuello para ver el mundo completamente horizontal, hemos sido capaces de construir un modelo de organización social y de gestión inclusivo, transparente, igualitario, libertario, equitativo, afectivo, fraternal…y divertido. ;)

Pero – ¿y a dónde iremos con todo esto? – nos hemos preguntado una y otra vez. Y quizá no exista la respuesta: el agua no sabe ni necesita preguntarse hacia donde va. Se mueve por medio de una inexplicable fuerza, que la empuja hacia delante.
Una fuerza incontrolable, mágica e omnipresente que opera, de una forma u otra, en todos los rincones del cosmos: como una ley de la gravedad. La ley de gravedad hace ir al agua por donde tenga que ir, sin necesidad si quiera de que vaya a ningún lado en concreto ni por un camino en particular, porque el agua, no se mueve para llegar a ningún sitio, se mueve porque a su paso, reverdece todo lo que toca y regala vida por donde pasa. El agua se separa y se junta de nuevo, se divide o se fusiona con otras aguas, se deforma, se estira o se compacta…pero milagrosamente permanece agrupada, unida.
Es tan ligera y flexible como el viento y tan sólida como una roca. Cuando golpea…¡golpea duro!Puede estar quieta o en movimiento, en completa calma, bien horizontal, o provocar una tormenta si alguna fuerza la hace removerse.No hay ninguna estructura rígida que el agua no pueda destruir y ella es a la vez tan flexible como indestructible: a diferencia de esas estructuras rígidas, no se la puede quebrar, agrietar, ni dividir, ni desarticular.Cualquier esfuerzo por destruirla es en vano, porque absorbe cualquier golpe y se rehace antes de que uno termine de parpadear.

Y así, fluyendo juntas, hemos conseguido llegar a este punto, 5 años después, cuando la ley de la gravedad, con su implacable fuerza, nos dirige hacia la ya inevitable fusión con otro enorme río que lo está desbordando todo en nuestro país vecino. Aquí estamos y aquí permaneceremos, sin que el sistema haya sido ni sea capaz de detenernos, de dividirnos, de desarticularnos o de quebrarnos. Y todo lo que puede hacer, que es un gran esfuerzo por contenernos, de poco le sirve. Nos vamos infiltrando en sus entresijos, humedeciéndolo y erosionándolo suave y lentamente, hasta que un día, sin darnos cuenta, quizá lo hayamos hecho desaparecer del todo y todo sea horizontal, transparente y líquido.

Quico Gil – DRY Valencia y Brasil

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Mi 15m: fluyendo cómo el agua

  1. Norman dijo:

    (Galería de fotos) Las colas del hambre en España (Lo que los medios privados no emiten).

    http://www.aporrea.org/internacionales/n267727.html

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Norman dijo:

    SOBRE UN POSIBLE PUCHERAZO ELECTORAL

    https://ataquealpoder.wordpress.com/2016/06/28/no-te-dejes-enganar-hay-pucherazo-en-las-elecciones-del-26-j/

    Aunque no soy dado a teorías conspirativas, esto anda circulando, dicen datos y argumentos curiosos

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. attto dijo:

    GRÁFICOS: La prensa española se olvida de Venezuela tras las elecciones.

    http://www.eldiario.es/politica/prensa-olvida-Venezuela-despues-elecciones_0_534047226.html

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>