Cada #15m seguiremos haciendo historia

Continuamos con nuestra serie dedicada a los sentimientos que nos evocan este quinto aniversario del #15M, con los testimonios de activistas de Democracia real YA! Madrid. Y recuerda, el domingo 15 de mayo 2016 volvemos a tener una cita de Cibeles a Sol.

Cada #15m seguiremos haciendo historia (Por Nacho E. Sierra Activista de Democracia real YA! Madrid)

by-soy-pc3bablica_mani-15-mayo-1Hoy  han pasado 5 años desde la manifestación de la plataforma Democracia real YA! que llamó a tomar la calle, a salir de la apatía y recuperar la dignidad el 15 de mayo de 2011. Aquí quiero hacer memoria de como viví esos  momentos.

Durante  ese tiempo me encontraba buscando trabajo, sin tener demasiado claro  que hacer. Había pasado años trabajando en la Investigación científica  en arqueología pero la inversión publica en cultura había desaparecido  para pagar la deuda de esta odiosa estafa que nos habían hecho los  banqueros y sus cómplices en la política. Así que a los 34 años me  encontraba sin trabajo,  sin futuro y planteándome qué hacer con mi vida  y hacia donde encaminar mis pasos mientras personajes de la generación  Tapón (entre 55 y 70 años) decían en medios que eramos una generación  fracasada, que teníamos que aceptarlo y resignarnos. El principal  representante de esta generación era Strauss Khan, director del FMI, esa  institucional transnacional antidemocrática que decidía sobre nuestra  economía y que en verdad a través de sus decisiones nos habían llevado a  una crisis brutal que en verdad escondía sus intenciones de cambiar las  condiciones de nuestra existencia para hacernos esclavos sin derechos.

Por  aquel entonces mi uso de las redes sociales era bastante limitado. Leía periódicos digitales pero no usaba casi facebook ni twitter, hasta el  año 2010. Fue cuando cree un perfil que simbolizaba la sensación de  perdida, de abandono que recorría mis venas, un perfil que satirizaba el  discurso del fracaso social que nos querían imponer desde la #generaciónTapón. Con ese perfil empecé a participar activamente en redes  sociales, y en los comentarios de las noticias de los diferentes medios  digitales, compartiendo discurso de indignación con multitud de otras  que analizaban la situación en la mismas claves. Indignación, injusticia  y ganas de cambiar las cosas. Me veía reflejado en aquellos perfiles  que compartíamos análisis y critica. Veía a personas con excelente  preparación y con enormes capacidades. Eramos las generaciones mejor  preparadas y con más experiencia y querían enviarnos al limbo del  desempleo y la precariedad? pues tendríamos que montarles una  revolución. Lo que pasa que nos sabíamos que iba a ser tan importante, y  tan revulsivo lo que estaba sucediendo. ¿Quién se lo iba a imaginar?

Recuerdo  que en mis viajes virtuales por distintos grupos me encontré con una  iniciativa que llamaba a salir a la calle y alzar la voz, al estilo de  lo que había ocurrido en Islandia, que era un modelo que compartíamos en  el imaginario colectivo. La iniciativa se llamaba Estado de Malestar y  llamaba a expresar la indignación en voz alta en las plazas.  Necesitábamos romper la tristeza, necesitábamos romper la apatía, la desconexión la falta de participación. Estado de malestar conseguía  abrir una pequeña brecha y alzar la voz en alto y públicamente, en el ágora en la plaza en aquel lugar que siempre había servido para  juntarse, y hablar, para conectar las vidas de las gentes. Así pues fui a  varias convocatorias de Estado de Malestar compartiendo la sensación de  necesitar algo más para remover la situación.

Así  a mediados de Marzo de 2011 leí por primera vez el manifiesto y la  convocatoria de Democracia real YA! para la manifestación del 15 de  mayo  y me dije ¡ESO ES! Hay estaba la convocatoria que estaba deseando  que ocurriera, y no creo que fuera solo yo. Analizándolo desde el  momento presente resulta que la inteligencia colectiva ya estaba  funcionando entonces, aunque aún no sabíamos lo que era ni el poder que  tenía. Al leer el manifiesto decidí participar en la organización y  aportar todo lo que pudiese así que me puse en contacto con la asamblea  del nodo de Madrid y acudí a una reunión presencial en el Patio  Maravillas. Allí me encontré un grupo de unas 50 personas enormemente  heterogéneo que se encontraba trabajando en los preparativos de la  manifestación de Madrid. Durante esas reuniones mi colaboración se  centró en la “seguridad” de la manifestación participando en los debates  sobre el servicio de orden que nos pedía delegación de gobierno y sobre  todo en el concepto de la noviolencia que se estaba desarrollando en  redes sociales. Recuerdo que uno de los debates que desarrollábamos era sobre la asistencia y en relación con ello habíamos previsto varias situaciones posibles en función de la cantidad de personas que asistieran, y teníamos una gran preocupación por que no hubiera grupos que reventaran la manifestación de forma violenta y que pudiera perder el impacto simbólico que queríamos que tuviera con la manipulación de los medios de masas centrándose tan solo en los actos violentos.

La  noviolencia fue un elemento clave de la explosión y el desborde del  #15m. Fue clave el debate que en todas las redes sociales y medios  digitales se dio sobre esta estrategia de lucha que hizo que la empatía  se expandiera y que el 17 de mayo, tras el desalojo de las personas que  permanecían en la Puerta de Sol, y que desarrollaron una desobediencia  pacífica, la plaza se desbordará y la indignación tomara cuerpo en las  acampadas que se contagiaron por todas partes y desde donde descubrimos  una nueva gramática política que aún hoy seguimos experimentando,  creando y creciendo con ella. De ello es buena prueba la iniciativa  francesa de #NuitDebout con la que hoy 15 de mayo de 2016 salimos a la  calle más de 500 ciudades en todo el mundo.

Otra  de las iniciativas que hicieron crecer el ambiente y romper la apatía  antes del #15m fue la convocatoria de Juventud Sin Futuro (JSF) con el lema  “Sin Trabajo, Sin Casa, Sin Futuro, Sin miedo”. En esa manifestación ya se  respiraba una energía diferente que rompía con la dinámica de silencio  de crítica social que había hasta la fecha y donde solo se manifestaba  la derecha ultra-conservadora en favor de la prohibición del aborto. Recuerdo en esa fecha  ver a Javier Gallego en la convocatoria desde donde estaba haciendo un  reportaje para Carne Cruda que ya entonces estaba descuartizando la realidad política y social de ese momento y que era también uno de los altavoces de respuestas a los ataques recibidos por parte de las clases dominantes contra los derechos civiles, políticos y laborales.

Así,  en ese ambiente de emoción creciente, el día 15 de mayo de 2011, quedé en la calle Méndez Álvaro con Chema Ruiz Losa  que junto a su padre,  traían el camión dónde iba el sonido de la manifestación por una democracia  real YA! Recuerdo que el equipo lo traía un amigo mío de Alcázar de San  Juan que yo no sabía que estaba en esto. Las cosas esas que pasan que te  hacen pensar que el mundo es un pañuelo. Mientras montábamos el camión recibíamos alguna noticia de las compañeras que estaban en Cibeles que estaban trabajando en repartir los chalecos para el servicio de orden. Pero los mensajes no los recibíamos por chats en el teléfono sino por mensajes de texto o por lentas conexiones a internet en los primeros smartphones.

Cuando todo estuvo listo nos pusimos rumbo a la plaza de Cibeles. Aún recuerdo la emoción al llegar a la plaza, con una explosión de color, y de creatividad sin banderas de partidos ni sindicatos, con cada persona expresando su opinión con su cartel, o grupos y colectivos con pancartas propias. Recuerdo la alegría, la emoción de ver que aquellas multitudes compartíamos el mensaje y la forma de emitirlo, compartíamos los lemas que se habían aportado de manera participativa, como había sido toda la preparación de la manifestación. Retumbaba los lemas en la calle Alcalá: no nos representan; no es una crisis, es una estafa; y nos llegaban noticias del resto de las ciudades. En todas ellas la misma energía desbordada, la misma emoción que explotaba y que se hacía consciente y compartida. Recuerdo también el continuo ir y venir de todo un montón de medios de comunicación que subían al camión para sacar fotos de la manifestación. Aún tengo el cuaderno donde apunté la procedencia de todos los periodistas que iban subiendo. También por estar en el camión y ser tan fácil de encontrarnos me toco hablar varias veces con el mando de la UIP y de delegación de gobierno, primero cuando la gente de JSF apareció con escudos con mensajes críticos y después al final de la manifestación cuando nos preguntaron por nuestra valoración de la asistencia y cuando les comunicamos que quedaba desconvocada la manifestación.

Fue enorme la emoción colectiva que sentí aquel día y que, gracias a las personas que continuaron manteniendo vivo ese sentimiento, permaneciendo en la plaza esa noche y las posteriores (hasta el desalojo del día 17 de mayo), pudimos sentirlo durante varios meses, durante varios años, de lucha y de construcción de inteligencia colectiva a través de la creación de valores positivos a la que vez de crítica desobediente, estos dos elementos potenciándose el uno al otro y conseguiendo romper el condicionamiento psicológico de años de adoctrinamiento en la apatía total. Y hasta hoy, que cinco años después seguimos sintiendo y difundiendo está cultura en y más alla de las fronteras.  Y aunque su guerra psicologica para difundir el virus de la apatía se encuentra en un punto mucho más alto y peligroso con el incremento de los fascismos, ya nunca más el mundo será igual para nosotras y para todas las personas.  Porque esta medicina se extenderá y frente a la guerra de la clase dominante contra los derechos civiles vamos encontrando la manera de vencer haciendo, creando un mundo alegre, justo, solidario, eficaz y sostenible. Nadie se lo esperaba aunque todas lo deseábamos y ahora aquí estamos sabiendo que lo imposible solo tarda un poco más. Muchas gracias a todas las personas que hacen posible que cada #15m sigamos haciendo historia hasta que conseguir una democracia real.

Porque somos personas y no mercancias en manos de políticos y banqueros!

Por Nacho Sierra (@mirtodeluna). Activista de Democracia real YA!

#15May #WorldDebout

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>