Sobre la auditoría de la deuda pública

1

En el 15M se ha visto desde hace años que la deuda pública es uno de los mecanismos de control de las élites financieras en el gobierno político del régimen actual. Se trata de una hipoteca que nos ata a nosotras y a nuestra descendencia por los siglos, y el motivo aducido para recortar todo presupuesto social. Ahora que la deuda pública ha alcanzado el 100% de la riqueza que somos capaces de generar como país en un año, cualquier voz crítica a este sistema es acallada diciendo que ‘si no se paga la deuda los inversores huyen y no te puedes financiar’, un argumento completamente mentiroso y falaz de arriba a abajo:

  • No se trata de ‘NO PAGAR’ la deuda. Se trata de conocer su naturaleza y determinar qué parte se ha de pagar y cual no.
  • Primero, hay que AUDITARLA, es decir, determinar por cada deuda contraída, quién, cuándo, cómo, en qué condiciones, para qué, y a quién se contrajo.
  • Determinar la LEGITIMIDAD de cada partida, y actuar en consecuencia:
    • Si está caducada o es deuda histórica, estudiar su condonación.
    • Si es de origen ILEGAL (delictivo, por corrupción, usura, etc.) denunciarla en tribunales
    • Si es de origen ILEGITIMO (porque se contrajo no por el bien común sino por el beneficio privado, como por ejemplo los Aeropuertos vacíos o el rescate de las Cajas de Ahorros): Reasignar la deuda a las personas o empresas que las contrajeron, ya que usaron para su beneficio su poder político.
    • Si es de origen LEGÍTIMO, negociar su condonación, refinanciación o pago.
  • Un proceso como este no ahuyenta inversor alguno, sino que demuestra la SERIEDAD Y RIGOR contables de un gobierno responsable. Se garantiza que toda deuda contraída en condiciones LEGÍTIMAS y LEGALES será devuelta, creando un marco de confianza que beneficia esta forma de financiación.
  • A lo largo de la historia se han realizado decenas de veces procesos de este tipo, en todo tipo de países (sin ir más lejos, en el siglo XXI, con Alemania, Ecuador o Islandia) que han seguido financiándose con normalidad en base a emisiones de deuda.

Recordamos sin embargo que existen decenas de alternativas de financiación, como la lucha contra el fraude fiscal, los paraísos fiscales, el dinero negro; como disponer de políticas impositivas racionales, justas, redistributivas, progresivas; que la nacionalización de empresas rentables históricamente es una fuente de ingresos aparte de una garantía para proporcionar servicios básicos; y que la mejora en la financiación no es una barra libre para el despilfarro, sino para una gestión gubernamental orientada hacia la justica social, la redistribución de la riqueza y el bien común.

Para más información:
Plataforma 15M por la Auditoría Ciudadana de la Deuda
La Deuda según la 15Mpedia
La rebelión de los municipios contra la deuda ‘ilegítima’ se extiende
La deuda ‘odiosa’

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sobre la auditoría de la deuda pública

  1. Maite dijo:

    EL LLAMADO “EFECTO SABINA” :

    El problema de la gente “Progre Intelectualoide de la Transición y la Movida Madrileña y/o Similares…” como Joaquín Sabina (y algunos otros…), es que se pasan todo el día “teorizando” sobre la izquierda, cambiando sus apoyos todo el día y hablando de una sociedad mejor.

    Muchas veces incluso caen constantemente en contradicciones flagrantes a nivel político, como por ejemplo acercarse a UPyD y Ciutadans, su apoyo a mega proyectos en Madrid (corrupción, daño ecológico, etc.), su apoyo a tradiciones sangrientas con animales (pasando de los colectivos animalistas) y demás.

    Y también en lo personal, “explotan” el concepto mas lúdico e individualista de la izquierda para simplemente pasárselo bien sin demasiado compromiso social personal (liberal, libertario e incluso libertino), libertad individual total, juergas, etc., cayendo un poco en el royo de normalizar las drogas, alcohol, vanalizar la prostitución, excesos de todo tipo, que en algunos casos como en el caso de la prostitución o las drogas, pues chirrían en muchos casos con la izquierda y determinados colectivos como los feministas…, a lo que la gente dice, “Bueno a otro no se lo permitiríamos, pero tratándose de Sabina, es que este hombre no tiene remedio, está medioloco, es que es así, un bala perdida, jijijiji”.

    Pero claro…, mientras el país está en una crisis tremenda y el anda de conciertos, risas y juergas (eso si, siempre diciendo… “Ojalá la humanidad llegue a vivir en un mundo mas justo…”), se empieza a dar la posibilidad de que otro tipo de izquierda pueda gobernar o incidir fuertemente en España … (un tipo de izquierda, con la que el y otros, mientras no se daba esta posibilidad, teorizaban…, IU+Podemos+Otros…), y claro, una cosa es hablar bonito durante años de algo que sabes no va a llegar nunca y de paso vender una imagen de izquierdoso y chico rebelde incorregible y contestatario antitodo, de simpático granuja acrata anarkista, pero en el momento en el que ve que esto va a llegar, en ese momento… se acojona y aburguesa…, y se ve realmente lo que hay…, un tipo que vive muy bien haciendo lo que le gusta con un curro realmente de privilegiado (que no digo que no se lo haya currado, pero también parte de su éxito ha ido acompañado con una imagen de rojete), un curro que le da mucha pasta…, y claro, ahora va y piensa “¿Pero a dónde vamos con esta izquierda?, igual nos vamos al abismo, igual por el camino pierdo yo mi privilegiada posición que tanto me ha costado conseguir, ahora con lo mayor que estoy no estamos para experimentos de cambios sociales profundos que puedan afectarme, hombre por mi algún cambio pequeño si pero nada mas, si en el fondo a mi tal y como van las cosas me va bien…”.

    Dicho de otra forma, está muy bien jugar al rojo, cuando sabes que el rojo no puede salir nunca y de esa imagen de rojo y maldito obtienes tus réditos, pero cuando llega el momento de la verdad, el momento de materializar todo eso, se acojona y aburguesa, y valora todo lo que tiene que ganar y perder a nivel personal y prefiere que no se materialice lo siempre predicado, esa es la verdad.

    Un ejemplo de todo esto se puede ver bien en el caso de Sabina y lo que decía del 15 M (lo alababa), pero en cuanto ha surgido Podemos (que ni todo el 15 M está en Podemos, ni todo Podemos fue 15 M, pero reconozcamos que si ha habido gente que ha surgido de uno a otro y que ya se trata de una opción política concreta y no solo de un movimiento difuso de calle), entonces se asusta y se pone en contra (y eso que Podemos puede tener puntos de conexión con IU y pueden converger en un futuro cercano, e IU era uno de los partidos que en ocasiones apoyó Sabina), pero cuando ve que esa posibilidad tiene visos de materializarse, mira el status del que goza, y se acojona (eso si manteniendo en todo lo posible esa “imagen” de rojete, que es parte del personaje Sabina, y por lo tanto necesita esa imagen para mantener el personaje, otra cosa es Sabina la persona, que es la que se acojona y realmente el personaje no existe, lo que solo existe es la persona).

    También creo además que existe una desconexión entre Sabina y su música (para mi bastante sobrevalorada, pero es solo mi opinión…) y las generaciones mas jóvenes (mas o menos entre 15-25 años, por cierto, mucha de esta gente, aunque por supuesto no toda…, es la que piensa en opciones como Podemos u otras similares), muchos de estos jóvenes no saben ni quien es Sabina…, ni le tienen como especial referencia de nada (igual le ven como un señor mayor un poco curioso o friki), pues es una persona que nada tiene que ver con los problemas de estas generaciones, problemas que sabina practicamente ignora, por lo que dificilmente tiene algo que decirles y cantarles, creo que está bien claro que Sabina y su entorno son conscientes de esta desconexión y no les hace mucha gracia…, pero es lo que hay.

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>